BALCÓN DE PIEDRAS
Memorias de un vigía por José Simón Escalona

“JUVENTUD”

 “Divino tesoro, te guardo en mi como oro” es una frase de las canciones de “Ángeles y Arcángeles”, el musical escrito y dirigido por mí con música de Ricardo Isella y coreografías de Angélica Escalona que estrenamos el año 1988 y que esta misma semana estará disponible en una grabación familiar en la Sede Virtual del Grupo Theja. Publicar este video luego de mucho buscarlo fue posible gracias a la consecuencia de Juan Carlos Alarcón quien logró rescatar una vieja cinta Betamax entre sus maletas de viaje, para devolvernos al asombro de este espectáculo que solo por el ímpetu y arrojo de “juventud” pudo ser posible. Luego de más de treinta años rememorar ese montaje, la disciplina y desempeño de los jóvenes actores durante dos agotadores años de entrenamientos físicos, musical, actoral, además de otras exigencias incluyendo la alimentación y la investigación teatral, revitaliza mi pasión de futuro, que al principio de los ochenta negaba con nihilismo como si me adelantara a la Venezuela de hoy.

Ángeles y Arcángeles – Grupo Theja -1988

Es prodigioso que al final de aquella década ochentona 40 jóvenes tuvieran la dedicación y tenacidad respecto a sus inclinaciones artísticas formándose para cantar, bailar y actuar durante casi dos horas en las tablas del Teatro Anna Julia Rojas del Ateneo de Caracas, luego de tan arduo proceso de talleres y ensayos. Viendo la remasterización de la grabación casera no puedo más que agradecer a tantos talentos y a los jóvenes maestros que tuvieron estos muchachos y yo mismo como productor de un espectáculo tan magnífico: Angélica Escalona, Javier Vidal, Xiomara Moreno, Julie Restifo, Ricardo Isella, María Petit, Wladen Horvat, Nelson Garrido, Luis Gerardo Tovar, Valentina Herz, Carlos Paolillo, José Jiménez, Lourdes Mata, Hermes Pirela, Jhonny Gavlovski, David Chacón Pérez, Hanny Rivera, Manuel Villalba y tantos otros que invitamos para dictar cátedras magistrales durante el tiempo de formación del IV Taller de Jóvenes Actores del Grupo Theja. Este próximo domingo estará a disposición del público, gratuitamente, en la Cartelera digital.

La generación del final de los años ochenta del grupo Theja nos enorgullece como institución. La gran mayoría de aquellos jóvenes son hoy día grandes estrellas: Luis Fernández, Indira Páez, Juan Carlos Alarcón, Gerardo Soto, William Luque, Nacarid Escalona, Kathy Cardozo, Mayra Africano, María Fernanda Lemoine, Juan Carlos Ariza, Roberto Odremán, Orlando Noguera, Manuel Carillo, Nelio D´Abreu, entre la extensa ficha artística y algunos que hicieron el taller pero no estrenaron la obra como Natalia Martínez y Basilio Álvarez. Ellos son parte de mis tesoros aunque en su gran mayoría no están en el país que traicionó sus ilusiones y expectativas.

Valeria, la quinceañera

Ahora observo a la juventud actual desde la madurez con enorme curiosidad y respeto. Recientemente tuve la oportunidad de compartir con un grupo de estudiantes de bachillerato en la celebración de los 15 años de Valeria, mi sobrina nieta, hija de José Alberto “Coco” Sánchez Escalona, el primero de mis sobrinos, hijo de mi hermana mayor María de Los Ángeles Escalona, que nos cuida desde el cielo de los artistas. La fiesta en un espléndido patio con DJ, luces discotequeras y bulla atronadora típica de la juventud, me recordó esa efervescencia y energía propias de la temprana edad, de ese “tesoro” que es ser joven, pero que se “cura” demasiado rápido en su poco tiempo. Me iluminó la memoria, no solo por los cambios de humor del paso de mi adolescencia a la primera juventud, sino también por las ganas de todo que pude satisfacer para recordarlo con emoción pero sin ansiedades. Ver a mi sobrina vestida de Princesa Disney, acompañada por su primo hasta entregarla al papá para el vals, me hizo sonreír y rememorar el mismo rito de mis cuatro hermanas y dos sobrinas. Bailé con Valeria, a quien le decimos “La Chichi” y luego continuaron otros de sus tíos, primos y compañeros de colegio. Una coreografía de su tía Angélica Escalona y sus compañeros del Grupo Colibrí abrió la espléndida festividad organizada por la orgullosa mamá Lorena. La alegría desbordante de sus compañeros y amigas, princesas de cuentos y mises potenciales por esa belleza de las niñas venezolanas que se arreglan de un modo que es imposible no admirar, me encantó. Verlos muy circunspectos al principio, dedicados al rito del “debut social”, más una costumbre anhelada por las chiquillas que una verdadera presentación en sociedad que en estas épocas se adelantan a veces demasiado acortando la niñez, para finalizar el festejo en frenético recreo, lejos de toda preocupación, disfrutando un momento que no valoraran sino en el tiempo, que nos conduce irremediablemente a las más complejas y contradictorias reflexiones. Todo ello me trajo a la memoria la estructura del musical referido, las tentaciones y peligros que se viven al dejar la adolescencia, tema de aquel grandioso espectáculo tan trascendente en mi formación profesional y personal.

En esta Venezuela de tormentos, de tantas carencias, de miedos, de violencia, de restricciones de todo tipo, encierros y no solo por efectos de la pandemia, reencontrarme con la alegría de la juventud y el tesoro de su energía vital me aleccionan sobre mis muchas angustias. ¿Cómo es posible que la juventud no encuentre un mejor liderazgo que les garantice un país con futuro, un porvenir profesional, una vida de realizaciones y emociones para crecer hacia la etapa más compleja y larga de la vida? Que todos se quieran ir del país y piensen en su desarrollo fuera de nuestras fronteras es algo que me llena de tristeza, de dolor, de enojo por lo que vamos perdiendo más allá de la delgadez, el cabello o la lozanía de la piel. Me aterra que se pierdan sus ganas, sus fuerzas, sus ambiciones, los dones que solo se tienen cuando disfrutamos plenamente de la confianza que debería consagrar la patria a estos muchachos dorados.

 

José Simón Escalona

Nace en Ciudad Bolívar, Edo. Bolívar, Venezuela, el 17 de mayo de 1.954. Estudió Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar y Artes en el Instituto Pedagógico de Caracas. Inicia su actividad artística como actor en 1.967 y funda el GRUPO THEJA en 1.973, agrupación cuyos éxitos han traspasado nuestras fronteras y en la cual se desempeña como Presidente Fundador y Director Principal.

Categorias

Artículos recientes

Ir arriba