BALCÓN DE PIEDRAS
Memorias de un vigía por José Simón Escalona

“DOS CIUDADES”

Nací en Ciudad Bolívar a mediados de los 50 pero llegué en los 60 a Caracas y la hice mía. Aunque me siento guayanés el asumirme también como caraqueño es una fortuna, río y montaña son mi geografía, el paisaje de mi memoria, escenario y cuna. Soy uno pero hay dos en mí, sin escisiones, siempre así. Mi maestro José Ignacio Cabrujas me dijo alguna vez que yo era un neurótico perfecto. Se refería en razón a mi teatro, aquellas versiones de Calígula y Salomé, mi obra Marilyn de principios de los 80 mientras al mismo tiempo escribía una telenovela como “Cándida”, donde debutaban dos jóvenes protagonistas maravillosos: Tatiana Capote y Yanis Chimaras. Enamorado de ambos. Ella venía de un concurso de misses y él desde Arte de Venezuela, donde se formó con el maestro Levy Rosell. Parecían antagónicos, pero una voluptuosa y animal belleza los unía en una telenovela que a pesar de lo que pensaran en su tiempo, era tan escandalosa como todo lo que escribía. Una profesora de universidad católica acusada de tener relaciones eróticas y preferenciales con un estudiante, pero que en verdad era el hijo que le quitaron cuando en los años 60 se enamoró del patotero protagonista, quien por causas de un delito, a quien sacan del país los familiares adinerados dejando a la adolescente sola, víctima de la impiedad de los pudientes. Esa muchacha humillada se convierte con los años en profesora y recibe en el salón de clases al que ella descubre que es el hijo que le robaron. La exuberante Tatiana siempre sexi, atractiva y maquillada con su aspecto de miss, era la imagen más alejada de una maestra. Su mirada, imposible de suavizar, en las escenas con un jovencísimo Roberto Lamarca echaban fuego, ardían de inconfesables deseos. Yo disfrutaba e incentivaba desde los libretos esa equívoca relación incestuosa y le respondí a mi maestro Cabrujas que no estaba viendo la novela. Que en realidad era el amor imposible de una madre por su hijo, aún más fragosa que Fedra y su hijastro Hipólito. Usted es tremedal, Escalona, me respondió el maestro. Espero que la televisión algún día lo deje contar sus historias perversas, como lo hace en el teatro. Pues no, maestro, a mí me gusta ser dos, tal como usted me dice, soy neurótico, escribo romances para la TV y obras escabrosas para el escenario.

Esa ambivalencia que no ambigüedad se afianzó con mi trabajo entre el teatro y la televisión, para unos y para otros esa grieta les sirvió de acicate para atacarme, catalogarme de homófilo perverso pero también para acercar interesados y manipuladores en dos capitales enfrentadas, la pacata televisión y el arte socialistoide. Creo que fomenté mi propia guerra porque no le temo ni a la crítica ni a los insultos, y sin embargo si a la traición, especialmente a la ingratitud de los encubiertos. Me acostumbré sin victimizarme sino fortaleciéndome y en especial reconociendo a los fingidores. Hipócritas e ingratos habitan desde siempre mis dos ciudades.

En los setenta, mientras estudiaba Arte en el Instituto Pedagógico de Caracas, pues en esa época no existía Escuela de Arte en la Central, tuve un apartamento en el Paraíso que al principio compartí con mis hermanos Pilar Romero y Javier Vidal, desde donde creamos un grupo que llamamos Tablas 70. Más que un espacio para ensayos se convirtió en mi lugar iniciático. Ahí comencé a disfrutar de mi neurosis en todos los sentidos. Fiestas y educación, arte y negocios, sexo y romances. Desde aquel lugar, entre el oeste de mis inicios y el este de mis nuevos amigos, comencé a conocer los dos villorrios que cohabitan en Caracas, como en mi neurosis juvenil.

JAV & JOS – Juan Carlos Alarcón y Luis Fernández

Mi primera obra de teatro “Cuatro esquinas” y la internacional “Jav&Jos”, hoy día en cartelera en la plataforma MimiLazo.net con una extraordinaria versión audiovisual de Luis Fernández, son un ejemplo de la dualidad de mis caracteres teatrales. Dos personajes que parecen ambas caras de una misma moneda. Dos que se preguntan, se contraponen, se contradicen, en la búsqueda de unificar un fin, un objetivo, un mundo que parece partido en dos, como la lengua de una víbora. Una angustia personal que se extrapola a lo social. Una búsqueda de una mejor sociedad que se conjugué en las diferencias. Uno y el otro de sí mismo. En guerra.

Caracas siempre fueron dos, en algún momento el límite se movió desde la Plaza Bolívar del centro histórico hacia la Plaza Venezuela, luego hasta la Plaza de Chacaíto, y ahora dicen que en la Plaza Altamira. Pero también hay más ciudades, la del Sur y la del Norte, y no me refiero solo a su sentido geográfico sino demográfico.

La televisión me permitió dirigirme a ese demográfico cercano, conocido de los barrios del Sur donde nació el Grupo Theja; del Norte donde aún vivo; del Este de mis amistades y el Oeste de mis primeros estudios caraqueños. De Catia y Petare, de Los Manolos y el Valle. El teatro también tuvo su público diverso, amplio, abierto en más de un sentido en nuestro pequeño gran teatro de Los Manolos, de donde venían nuestros trabajadores técnicos y obreros, el público de los ensayos generales, los niños de nuestros talleres vacacionales sin costos, y el público universitario, el público progre, el público gay.

Hoy Caracas está más dividida, es menos inclusiva y tolerante. Caracas es ahora un lugar de envidias, de resentimientos, de revanchas y quítame esta paja. Como aquel viejo dicho de los sesenta es más Caracas Mortal. La ciudad del desprecio de unos hacia otros. Ya no somos habitantes que disfrutamos de sus ambientes diversos, cosmopolita, móviles, posmodernos. No asombra ver que mientras en una parte de la ciudad hay una guerra fratricida, en otro lado existe una casta nueva rica que vive a plenitud del lujo. Impacta, nos recrea una nueva geografía y memoria.

No niego que siempre existieran diferencias sociales, contradictorias en un país que tuvo tantas oportunidades nacidas en la bonanza económica y de libertades democráticas, y conozco por experiencia, incluso propia, que la movilidad social era posible en base al estudio, el esfuerzo, el emprendimiento, la integridad. Pero hoy parece que todo fuera más perverso, y las dos ciudades se están devorando a ambas generaciones, me refiero a la del lujo y la del hambre. A unos porque el estómago vacío los hace presa fácil de la manipulación y a otros porque la corrupta ostentación los hace débiles concupiscentes.

Caracas no se ve igual desde sus distintos puntos cardinales y se vive profundamente distinta, maléfica, brutal, desalmada porque nos quitaron nuestra manera de amarla en sus diferencias.

José Simón Escalona

Nace en Ciudad Bolívar, Edo. Bolívar, Venezuela, el 17 de mayo de 1.954. Estudió Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar y Artes en el Instituto Pedagógico de Caracas. Inicia su actividad artística como actor en 1.967 y funda el GRUPO THEJA en 1.973, agrupación cuyos éxitos han traspasado nuestras fronteras y en la cual se desempeña como Presidente Fundador y Director Principal.

Categorias

Artículos recientes

Compartelo en:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ir arriba