BALCÓN DE PIEDRAS
Memorias de un vigía por José Simón Escalona

TIRANO

En los años 60 en mi Grupo de Teatro Escuela “Theaomai” montamos “Edipo rey” de Sófocles. Mi director y maestro Edgar Mejías versionó el Coro de Ancianos de la tragedia original en un grupo de infantes, yo era el menor de todos, apenas adolescente, con mi constitución física de extrema delgadez y pobre estatura, supongo que fue fácil distinguirme como un niño moribundo, sin la sabiduría de un anciano pero con la inocencia de la cercana muerte como sino trágico. Es conocido por todos que una mejor traducción del título original sería “EDIPO TIRANO”, tal como explica el excelente profesor y crítico teatral Leonardo Azparren Giménez en un reciente artículo: “Edipo, el tirano de Tebas”. Tuve la suerte de recibirlo enviado por mi admirado profesor, motivando mis memorias y reflexiones. El actor que interpretaba en el mencionado montaje a Edipo era Alfredo Sandoval, un maravilloso artista que dejó huella con grandes interpretaciones en el teatro y muy especialmente en el Grupo Rajatabla. La lectura del escrito del profe Leonardo me recordó las lecciones de uno de los maestros del Theaomai, el magnífico Don Manuel Rivas Lázaro, quien en aquellos tiempos dirigía desde el Ministerio de Educación las actividades del Teatro Liceísta. Sus luminosos ojos azules, su impecable presencia al vestir para dictar cátedra y su rigurosa fe en el teatro como medio de educación y superación personal, me cautivaban en aquellos días pueriles de mis inicios. Un nombre importante para recordar en la Historia del Teatro Venezolano. Nuestros maestros de los años sesenta eran severos, implacables en la disciplina y exigencias, pero profundos, eruditos, filósofos, trascedentes. Sus ideas sobre el Edipo de Sófocles y su cualidad de tirano, la relacionaba al dictador Pérez Jiménez, que provocó el exilio en Canadá junto a su familia, así que entendí perfectamente la relación militar y despótica del protagonista de la tragedia clásica, además de su funesta desventura en cuanto a la propia anécdota del personaje, su espantoso destino arquetípico jugado por los dioses, casarse y tener hijos con su propia madre. No trato de esclarecer acá la profundidad de la tragedia y en especial del Edipo como personaje sociológico, ya lo hace de manera didáctica el Profesor Azparren Giménez, sino de rescatar de la memoria aquellas enseñanzas teatrales de mis primeros maestros.

HIPOLITO VELADO – GRUPO THEJA – AÑO 2000

En los años 70 realicé montajes liceístas de los trágicos griegos. “Medea” y “Antígona” me sirvieron para conectar historia, filosofía y reflexiones de actualidad política y social con el público estudiantil. En el Theja representamos versiones de Prometeo, Hipólito, Troyanas, entre otras que ya he referido en estas memorias desde la vigía de las piedras guayanesas. Porque el Teatro siempre enfrenta al hombre consigo mismo. Es la ética. El teatro para mi es impulsar reflexiones y discusiones sobre el individuo, la sociedad, su tiempo, su vida y muerte. Creo en el teatro como una forma de educación, de allá vengo, pero de ninguna manera como algo alejado también de la emoción, del placer de la estética, de la risa, del entretenimiento que distrae pero a la vez te conecta con el mundo y con tu interioridad, con los otros y contigo. Un espejo que te refleja en distintos contextos, el de la humanidad y el de tu propio espíritu.

En una reciente y afectuosa reunión del Theja, entre lo profesional y lo familiar, coincidimos una vez más mis compadres Javier y Julie con mi hermana Angélica y yo, en la trascendencia de continuar sobre la escena. Es nuestra vida. Recientemente les entregué una nueva obra de mi autoría, y además de los enjundiosos comentarios de los escuchas de mi primera lectura, Julie se expresó de manera maravillosa sobre la misma, conectándose con la esencia del drama de dos artistas. Así mismo, esta misma semana mi admirado y adorado Luis Fernández, luego de leerla me envió sus reflexiones, profundas y esclarecedoras en su análisis. Me descubre y orienta a mí mismo. Creo que mis amados artistas leen mis obras con mayor consideración que yo mismo. Me empeño, como saben los que me conocen, en escribir desde los géneros menores del teatro. No escribo tragedias, tampoco dramas clásicos, ni comedias brillantes; me expreso a través del sainete, del vodevil, del melodrama, de la comedia romántica o dramática, del guión para el público abierto de la TV. Pero sé que hay en mí algo de aquello que sembraron mis extraordinarios maestros, filósofos, eruditos, que intento plasmar en ideas sencillas, auténticas, íntimas.

EJECUTIVAS – PROXIMO MONTAJE – TEMPORADA 2022

La tiranía es el tema de la obra que iniciará la Temporada 2022 del Grupo Theja. Se trata de mi obra “Ejecutivas”, bajo la dirección de Javier Vidal y la producción de Angélica Escalona. Tres mujeres que luchan en el mundo masculino del poder empresarial y que deben sobreponerse al avasallamiento del primer jefe que compartieron, un violento abusador que aún después de muerto es una amenaza para ellas y sus familias. La poderosa imagen del jefe sigue acosando a mujeres jóvenes y no tanto que deben soportar todo tipo de atentados en el aspecto laboral y profesional. La obra la escribí durante el año 2009, bajo el impacto desgarrador de echarnos del Teatro Alberto de Paz y Mateos con el Grupo Theja, y luego del cierre de mi trabajo de televisión por casi cuatro décadas.

La tiranía sabe burlar la autoestima del individuo con la misma fuerza del trágico destino. Los dioses vengativos tal cual los déspotas se burlan, desgarran con cinismo tus principios morales y éticos, te sacan los ojos, te destierran, te ultrajan y lanzan a la desesperanza. La dominación del otro, de los pueblos, es la práctica de la barbarie y la deshumanización. Te convierte en un discapacitado en todos los sentidos, en un animal de hambre, de sobrevivencia y corrupción.

Desde la tragedia clásica griega hasta nuestros amaneceres actuales el teatro procura la dignificación del alma humana, por eso el poder pretende extorsionarlo. Las leyes no se dictan para dominar el Teatro, sino para protegerlo en su esencia desde hace miles de años. Saludo y me sumo a la unión de la gente de teatro por una ley que nos permita expresarnos en libertad. El teatro es la práctica de nuestra esperanza en la humanidad. Arriba el telón.

José Simón Escalona

Nace en Ciudad Bolívar, Edo. Bolívar, Venezuela, el 17 de mayo de 1.954. Estudió Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar y Artes en el Instituto Pedagógico de Caracas. Inicia su actividad artística como actor en 1.967 y funda el GRUPO THEJA en 1.973, agrupación cuyos éxitos han traspasado nuestras fronteras y en la cual se desempeña como Presidente Fundador y Director Principal.

Categorias

Artículos recientes

Compartelo en:

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Ir arriba