MARILYN, LA ÚLTIMA PASIÓN

HACIA LA CELEBRACIÓN DE NUESTRO 50 ANIVERSARIO

Director: José Simón Escalona
Temporada 1994
MARILYN…
           … la última pasión.

Las pasiones para el Escalona de hace quince años no tenían futuro. Creo que se hace obvio si descubrimos que se trata de la monotemática referencia de la muerte. La última pasión, pues, para el dramaturgo guayanés es la muerte. Muerte señalizada en la trilogía de las pasiones de las cuales yo fui protagonista de dos de ellas y de la trilogía “vidaliana” que aborda ésta como un tríptico de lecturas sobre la voz de un poeta de la escena. Me explico. En “SEÑORAS” las tres hermanas viejas y acabadas vivían en un nicho urbano mortuorio. Muertas en vida se enfrentaban al tedio de la cotidianidad. La muerte era una inocente presencia que descubría al tratar de huir del encierro emblemático del teatro del absurdo. Con “JAV & JOS” la muerta era el fatal desenlace para reconocer la vida con la muerte del “otro”. Equívoco dramático que abre la duda existencial entre homicidio o suicidio. Quién es Jav sino Jos y viceversa. ¿Puede existir “uno” sin el “otro”? ¿Si muere “uno” puede seguir viviendo el “otro”?

Estos apuntes escénicos vuelven en esta tercera pieza de Escalona que me toca dirigir. MARILYN es un ensayo de la muerte. Hasta podría atreverme a escribir que es una justificación de un suicidio que se enmascara con la iconografía del sex-simbol del S.XX. El tiempo real del DIRECTOR es el tiempo real del espectador. En este punto la pieza es clásica o por lo menos aristotélica. Pero la escena se carga de imágenes que se aprietan en el último estertor de la muerte. Aparecen los muertos que no han dejado en vida de atormentar al dramaturgo, un pasado en Angostura que se estrecha en la vida de los recuerdos y en los personajes literarios que caprichosamente intervienen y obligan a El DIRECTOR a tomar parte de la acción.

La pieza de Escalona es de las más abiertas que ha escrito. Mucho antes de conocer la dramaturgia de Müller, ya estábamos nosotros ensayando estas escrituras en una autoría escénica que nos definió y marcó a través de nuestra carrera artística. La dialéctica entre la oralidad y la imagen de las “acciones físicas”. La síntesis le pertenece al público. “El espectáculo real existe en la mente del espectador, sólo allí, que es donde se realiza un montaje”, asegura el viejito Grotowsky. Me agradaría poder llegar a estimular de esta manera al espectador de esta nueva lectura de “MARILYN, la última pasión”.

Javier Vidal

Escrito para el Programa de mano. 1994.

PRETEXTOS PARA UN SUICIDIO

En 1961 Marilyn Monroe dijo en tono cordial a unos periodistas “Realmente estoy tratando de reencontrarme a mí misma y, para mí, la mejor forma de hacerlo es siendo actriz”.

            Gran laberinto de espejos este. El del Teatro, el de la actuación donde la realidad y la ficción sirven como pretexto para ¿encontrarnos?

            En MARILYN, LA ÚLTIMA PASIÓN nos enfrentamos a la historia de un suicidio. Una antihistoria. Pareciera ser que no hay nada que contar o que sencillamente no vale la pena hacerlo. Un director de teatro que se atreve a quedarse en silencio. En absoluto silencio. Es así como aparecen los recuerdos, esos, los que te acompañan desde siempre; los que te han formado, porque no eres otra cosa que un tumulto de ellos. ¿Será la muerte la posibilidad para el recuerdo de todo?

El teatro se convierte así en el espacio para que el tiempo y los recuerdos se agoten. El tiempo que se manifiesta como la búsqueda de algo perdido. El tiempo de la muerte, de la literatura, de la realidad expuesta desde la óptica del misterio. Desde la perspectiva del hombre que es el arte y se encuentra.

            ¿Cómo habría de existir el teatro sin su máscara? ¿Cómo hacer del ritual un acto de absoluta trascendencia? Tal vez ofreciendo lo que es, lo que se es; y abre la puerta al silencio: la palabra.

            Marilyn Monroe lo dijo siempre en  un tono cordial.

Frank Spano

Escrito para el programa de mano. 1994.

 

¿QUIÉN ES MARILYN?

El mito es expresión elevada de la invención humana. Cada hombre atesora sus propias experiencias y en no pocas ocasiones aquellas que emprenden el camino del mito individual extendiéndose al colectivo de modo cotidiano hasta llegar al arte. Así, alguna vivencia personal se transforma, con el tiempo, en una larva del mito. Se hacen mariposas los más íntimos, los que en un entorno familiar, de grupo, masónico, vuelan con la imaginación y cantan la narración de lo acontecido, siendo tema de encantamientos en las reuniones y fiestas; haciendo de la memoria y del hecho, un mito que acrecenta y que interesa cada vez más en los nuevos elegidos, feligreses iniciados. THEJA tiene sus propios mitos y MARILYN, LA ÚLTIMA PASIÓN es uno de ellos.

            Cuando un grupo de seres humanos, sensibles, artistas, THEJA FELIGRESES, deciden enfrentar uno de sus propios mitos, sin importar la inevitable rotura del ídolo, aceptando que el enfrentamiento con la verdad implica la destrucción de aquello que en la memoria se convirtió en tótem, reconoce en la revisión, en la reinvención, parte del proceso del arte, de sus rigores y sus dolores. Es pues, de nuevo MARILYN un azote sobre nosotros y también una caricia. Vidal, Restifo, Maigualida, Enrique, Giovanni y yo mismo trabajamos esta pieza encarnecidos, lacerados, pero a la vez limpios, puros, tanto como los nuevos actores, en esta entrega, que como el verdadero amor, se disfruta más superado el despecho. Una historia de despecho, pasión y muerte es MARILYN, otra vez en escena, once años después. Historia. No será mejor ni peor, es otra, porque nosotros, los que éramos y los que estamos ahora, somos otros. Por eso la respuesta: MARILYN ES THEJA.

José Simón Escalona

Escrito para el Programa de mano. Temporada 1994.

“MARILYN, LA ÚLTIMA PASIÓN” TEMPORADA 1994
FICHA ARTÍSTICA:
AUTOR: José Simón Escalona
DIRECTOR: Javier Vidal
ESCENOGRAFÍA: Giovanni Zebellín, Jazmín González
VESTUARIO: Silvia Vidal
ILUMINACIÓN: José Simón Escalona
MÚSICA ORIGINAL: Alfonso Montes y Collage Musical
DISEÑO GRÁFICO: Lourdes Mata
ASESORÍA COREOGRÁFICA: Angélica Escalona
FOTOGRAFÍA: Hernán Mejía
PROMOCIÓN Y PRESA: Enrique Marcano, Nathaly Salas Guaiteró
ASISTENTE DE DIRECCIÓN: Víctor Salom
ASISTENTE DE PRODUCCIÓN: Ixen Rivera
PRODUCCIÓN DE ESCENOGRAFÍA: Nacarid Escalona, Emerson Rondón
REALIZACIÓN DE ESCENOGRAFÍA: Grupo Blanco
PRODUCCIÓN DE VESTUARIO: Oscar Escobar, Alonso Santana
REALIZACIÓN DE VESTUARIO: Roberto Spoladore
PRODUCCIÓN MUSICAL: María Petit, Nacho Huett
PRODUCCIÓN DE UTILERÍA: Gerardo Soto, Marco Grimaldi
PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Hany Rivera

DIRECTOR DE PRODUCCIÓN: José Simón Escalona

ELENCO:

Julie Restifo, Maigualida Escalona, Juan Carlos Gardié, Enrique Marcano, Nacarid Escalona, Frank Spano, Gerardo Soto, Oscar Escobar, Rosalio Inojosa, Aura Marina Larrazábal, Guillermo (Memo) Suarez, Hernán Mejía, Miguel Ángel Pitman, Nacho Huett, Emerson Rondón, Alonso Santana, Marco Grimaldi, Ixen Rivera, José Alberto (Coco) Sánchez Escalona, Juan Carlos Pabón, Juan Ernesto Pabón, Marta Ortega, David Silva, Alfredo Domingo Tovar, José José Villamizar, Frances Velásquez.

PATROCINANTES:

Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), Alcaldía de Caracas, Ateneo de Caracas.

TEATRO ALBERTO DE PAZ Y MATEOS DEL GRUPO THEJA-CONAC

TEMPORADA 1994

Director Grupo Theja

José Simón Escalona

VISITAR OTROS ENLACES:
CRONOLOGÍA THEJA: https://grupotheja.com/cronologia-theja/
CARTELERA THEJA: https://grupotheja.com/cartelera/

José Simón Escalona

Nace en Ciudad Bolívar, Edo. Bolívar, Venezuela, el 17 de mayo de 1.954. Estudió Arquitectura en la Universidad Simón Bolívar y Artes en el Instituto Pedagógico de Caracas. Inicia su actividad artística como actor en 1.967 y funda el GRUPO THEJA en 1.973, agrupación cuyos éxitos han traspasado nuestras fronteras y en la cual se desempeña como Presidente Fundador y Director Principal.

Categorias

Artículos recientes

Scroll al inicio
Ir arriba